sábado, enero 28, 2023

Prueba de la gota en lubricantes

Últimas publicaciones

Si se trata de analizar el estado de un lubricante, nada mejor que aplicar la prueba de la gota, la cual permite identificar diferentes condiciones de los lubricantes, evitar su degradación y el daño severo a la maquinaria. Por eso que esta prueba cualitativa del análisis del lubricante de un motor o transmisión es una manera de prolongar la vida útil de los mismos e implementar estrategias de mantenimiento preventivo.

El aceite, al igual que el torrente sanguíneo en los seres vivos, es la mejor prueba que aporta valiosa información acerca de lo bien o mal se viene utilizando la maquinaria. Puede prevenir de futuras situaciones de riesgo, cambiar hábitos hasta confirmar una situación comprometida.

Prueba de la gota en lubricantes

La prueba de la gota de lubricante sobre papel filtro es una técnica muy antigua que se conoce como cromatografía plana en papel filtro. Es usada para identificar la condición y degradación de lubricantes para motores de combustión interna a diésel, gasolina y gas. Se trata de una prueba cualitativa que consiste en separar por su peso molecular los compuestos que se encuentran suspendidos y diluidos en el lubricante por medio de la capilaridad y uniformidad del papel Whatman #4.

Así que con esta prueba de la gota se separan los productos de degradación del lubricante (lacas, barniz, lodos) y contaminantes anticongelante, hollín y combustible). Y como es una prueba cualitativa solamente sirve para detectar una condición normal o anormal por apreciación visual. Entre las condiciones que se detectan con la prueba de la gota están el hollín, el combustible y anticongelante.

Hollín

Las partículas de hollín al aglomerarse y crecer en tamaño y no poder ser manejadas por el lubricante, producen incremento en su viscosidad y depósitos en el motor. Adicionalmente, ocasiona desgaste abrasivo, principalmente en áreas donde la lubricación es a película límite. Por eso que cuando hay grandes cantidades de hollín rápidamente agotan la capacidad dispersante del lubricante formando lo que se conoce como lodos. Así que las partículas de hollín comienzan a aglomerarse y a depositarse sobre las superficies del motor impidiendo una correcta lubricación ocasionando mayor desgaste, afectando el desempeño del anti desgaste y generando una falla prematura del motor.

Al efectuarse la prueba de la gota y diseminarse el aceite sobre el papel Whatman, las partículas de hollín dispersas en el lubricante fácilmente viajan con el básico lubricante formando un círculo grande y uniforme, un poco traslúcido o de tonalidad ligeramente obscura, dependiendo de la concentración de hollín. Cuando las partículas de hollín están aglomeradas forman un círculo con un diámetro más pequeño y un color más obscuro.

Esto se considera una condición anormal que debe ser notificada e investigada. Por eso es importante la prueba de gota para evaluar tanto la concentración de hollín en el lubricante como su estado de dispersión y su concentración. Por ejemplo, una gota grande y traslúcida o tono ligeramente obscuro significa que la concentración de hollín es baja. Y si tiene alta concentración de hollín en el lubricante habrá una gota obscura, no traslúcida.

Prueba de la gota en lubricantes - Grafico 01

Combustible

La contaminación o dilución con combustible se presenta en motores de combustión interna donde el combustible no quemado (diésel, gasolina o condensados del gas natural) se acumulan en el cárter del motor. Una mezcla aire/combustible rica o una combustión incompleta, originan que cierta cantidad de combustible pase a través del sistema anillos/pistón/cilindros diluyendo el aceite del motor. Esta situación es común en motores donde el combustible es inyectado a elevadas presiones, pasando a través de los anillos hacia el cárter del motor. Todo ello incrementa el desgaste a causa de la dilución del lubricante y pérdida de la película. De tal modo que como consecuencia hay una elevada dilución y pérdida sustancial en la viscosidad del lubricante. Esto no permite la formación de una película de lubricante adecuada que mantenga las superficies separadas, elevando el desgaste de los componentes del motor.

Entonces, si se tiene un lubricante con una viscosidad baja originada de una contaminación con combustible habrá un desgaste de los componentes del motor. Para identificar la presencia de combustible, el papel con la gota de aceite debe colocarse bajo la lámpara de luz ultravioleta en una habitación con poca luz para evitar interferencia en la prueba. Los aromáticos contenidos en el combustible tienen características de fluorescencia cuando son inspeccionados bajo la luz ultravioleta. Un círculo fluorescente en el exterior de la gota de lubricante indica la presencia de combustible.

Anticongelante (glicol)

El anticongelante protege al motor del congelamiento y a sus componentes de la corrosión. Igualmente, tienen un papel importante en el balance energético de los motores, eliminando el calor. En motores diésel solamente un tercio del total de la energía producida se usa para mover el vehículo. Otro tercio se va en los gases de escape y el tercio remanente se elimina del motor a través del refrigerante. Este calor eliminado proporciona el balance adecuado en el total del calor generado por el motor para asegurar su buen funcionamiento. Un sobrecalentamiento puede dar como resultado la degradación acelerada del lubricante y del propio motor. La contaminación del lubricante con el anticongelante expone al motor a una mezcla de sustancias químicas muy venenosas.

Al igual que otros contaminantes peligrosos, como la humedad y partículas, el potencial destructor del anticongelante puede incrementarse hasta lograr una falla masiva del motor en poco intervalo de tiempo. El anticongelante de los motores de combustión interna es una mezcla de agua y algún tipo de glicol. Cuando existe una fuga de anticongelante hacia el lubricante de motor, generalmente el agua se evapora por las temperaturas de operación. Pero el glicol reacciona con los aditivos del lubricante, destruyendo su capacidad dispersante. Entonces, el hollín que se encontraba disperso se fusiona y forma una pasta gelatinosa que, por su peso, se queda en el centro de la gota. El lubricante trata de salir por capilaridad, pero el hollín lo obstaculiza.

Esto genera una mancha deforme y que en el centro de la gota queda una concentración de apariencia pastosa negra. En la gota de aceite se formará un depósito pegajoso tipo mayonesa negra en el centro de la gota, de color verduzca, rojiza, dependiendo del color del anticongelante usado.  

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Libros de Mantenimiento

Mantenimiento mecánico de máquinas

Inspección y lubricación de equipos. Esta es una operación escencial complementaria a la reparación de las máquinas. Consiste en el examen...

Más artículos como este: